miércoles, 9 de diciembre de 2009

Y parece que fue ayer…

Que raro es todo.

Vivimos dentro de un reloj que no deja de correr.

En ocasiones esto se nos olvida y pensamos que el tiempo no marca nuestros pasos, que ahora si que somos libres, pero de una manera o de otra, nos vemos atados a una forma de vida que nos mantiene presos.

Yo me alegro de al menos estos 6 meses haber creído ser libre, o haberlo sido del todo escapando de ese reloj.

La verdad que nada ha sido como yo imaginaba, ni como estaba previsto, pero creo que eso me ha hecho VIVIR una experiencia en lugar de vivir una experiencia.

Al menos durante este periodo he sido libre. Nadie se atreve a definir la libertad y yo tampoco lo voy a hacer, por que ponerle palabras sería quitarle su realidad.

En este tiempo me he sido fiel a mi misma, haciendo lo que a mí me parecía correcto y espero haber aprendido al menos eso y seguir haciéndolo.

Parece que fue ayer cuando estaba, como de costumbre la noche antes de coger el vuelo, recogiendo las cosas para venirme. Preocupada por que con los 20 kg que podía traer sentía que me faltaban muchas cosas.

Hoy he aprendido que me sobran esos 20 kg, que se puede vivir con mucho menos y que realmente lo VIVIDO se lleva siempre encima.

Hace ya tiempo que un personajillo me dijo que había que separarse de todo lo material y en su día se lo discutí. Hoy puedo decir que no hay por que separarse si uno no quiere, pero que si se hace tampoco pasa nada y te sientes más ligero.

Se que todos os enfadáis cuando digo que tengo miedo de volver, que no quiero hacerlo. No os lo toméis como algo personal. Claro que tengo ganas de volver y ver a la gente y abrazar a mi Yago y a mi Tote que tanto estoy echando de menos, pero por otra parte es salir de este rincón increíble del Caribe, donde he aprendido y he disfrutado de tantas cosas. Es separarme de los monos, las ranas, las serpientes, los árboles gigantes, las playas vírgenes, los miles de rincones a los que he llegado después de hundirme en el barro, es dejar aquí a un AMIGO de esos de verdad que te dan todo sin esperar nada a cambio, que nos llevaba fruta cuando nos mataban de hambre y me habría pipas cuando tenia sed… es dejar muchísimas cosas para enfrentarme a otra realidad, a muchísimas decisiones, a unos exámenes que me dan tanto miedo aprobar como suspender, a un montón de cosas, pero poco a poco voy preparándome. Voy llenándome hasta el último segundo de todo esto para que siempre me acompañe y para que mi vuelta, para la que ya queda tan poco sea más fácil, y no hablo solo de las 24 horas de viaje con 3 escalas ;)

Gracias a todos por haberme esperado, apoyado y comprendido que esto era muy importante para mi.

Os quiero. Nos vemos, ahora un poco más literal que en otras ocasiones.

Elena.

P.D: Sí, se que no he puesto más fotos, pero es que la conexión de aquí no me lo ha permitido. Quien sabe, quizás allí ponga alguna o el que este interesado se puede aburrir de ver fotos, solo tiene que pedirlo para arrepentirse cuando haya visto mas de 300 y solo este empezando jijii.

1 comentario:

  1. 97, 98, 99.... y 100!!

    Lo que uno aprende... se lo lleva puesto. Estoy deseando ver lo bien que te queda el Caribe.

    :)

    te quiero, y sí,nos vemos ya mismo.

    ResponderEliminar